Buscando en La Palma - Corrupcion en el valle

LA PALMA


El juez cita a declarar a tres personas por el caso Santander


Dos personas ligadas a la empresa que denunció la desaparición de 300.000 euros y una trabajadora del Santander, en su caso en calidad de testigo, citadas por el magistrado.



V.Martín, Los Llanos de Aridane 30/sep/15 06:32


El juez del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Los Llanos de Aridane ha emitido una providencia, comunicada a las partes el 29 de septiembre, en la que notifica la toma de declaración a tres personas por la supuesta desaparición de 300.000 euros de una cuenta de la sociedad Business Anglo American Cock en el banco Santander.

El magistrado cita en la condición de perjudicados al asesor fiscal de la empresa que denunció el "extravío" del dinero en la oficina del Santander en Los Llanos de Aridane, Alfonso Peña Salinas, así como a Luis Antonio Pagés, persona que la propia entidad bancaria señala como la responsable de firmar la autorización para la transferencia del dinero al pago de una deuda pendiente por otra empresa ligada a Business.

El propio Pagés aseguró a EL DÍA hace ya casi un año y medio que "no he firmado ese documento. Ese escrito está falsificado". "Yo, por no tener, no tenía ni tan siquiera poderes para esa operación", subrayó al valorar el documento presentado por el Santander donde aparece su firma.

Los dos perjudicados están llamados a declarar el día 18 de noviembre de 2015, uno a las diez de la mañana y otro, quince minutos más tarde.

La tercera de las personas que el juez cita a declarar ese mismo día, en este caso en calidad de testigo, es una trabajadora de la oficina del banco Santander en Los Llanos de Aridane, se entiende que para que explique en qué consistió la operación. Se descarta, al menos por ahora, la declaración de otro de los trabajadores de la entidad bancaria, en este caso con responsabilidades a nivel regional, para el que la empresa perjudicada había solicitado su presencia ante el juez.

La realidad es que resulta al menos sorprendente que se lleve ya años sin esclarecer lo ocurrido con los 300.000 euros, ya sea si fue un "error" involuntario o no cometido por el banco o simplemente todo se trate de una estrategia de la empresa para recuperar el dinero.